BASILICATA

Basilicata (también llamada Lucania) es una región del sur de Italia que no se suele visitar por casualidad:

quedarse en esta tierra significa elegir vivir una experiencia diferente, sumergirse en lugares donde el silencio, los colores, los aromas y los sabores nos alejan del ruido y el estrés del turismo masivo. Los bosques que cubren las montañas están salpicados de pequeños y encantadores pueblos hasta una altitud de 1000 metros, donde el aire puro, los sabores genuinos de la tierra y las bellezas de la naturaleza se combinan con los numerosos testimonios históricos.

 

El territorio de Basilicata está en su mayoría constituido por montañas y colinas. El clima, principalmente continental, de carácter mediterráneo, es cálido-seco en las zonas costeras. En las colinas internas de Matera, ciudad principal de la región y desde 1993 patrimonio de la UNESCO, la región está bañada por el Mar Tirreno y el Mar Jónico, atravesada por los Apeninos Lucanos con altas cumbres como el Vulture, el Sirino y parte del Massicio del Pollino. Las 5 áreas de la región tienen características diferentes ya que la zona del Vulture Melfese se caracteriza por altiplanicies y en la zona de Lagonegro Pollino se entra a la verdadera montaña lucana; el cerro de Matera es en cambio un vasto cerro de arcillas y barrancos.

 

Los viñedos de Basilicata y los vinos lucanos

 

El 10% de los 9000 kilómetros cuadrados de Basilicata se dedica al cultivo del vino. La tradición vitivinícola de la región tiene orígenes muy antiguos que se remontan a la época de la antigua Grecia. Uno de los principales amantes del vino de Basilicata fue el poeta satírico Oracio (a quien se dedican numerosas bodegas), que durante mucho tiempo en sus escritos elogió los vinos de la zona.

 

La única uva autóctona de la región es la Malvasia di Basilicata, de uvas blancas y tintas. La cepa principal, sin embargo, es el Aglianico, que también es el único “poseedor” de la marca DOC (denominación de origen controlada). Las variedades de uva internacionales también son bastante comunes, en particular Cabernet Sauvignon y Merlot. La zona de Metapontino alterna temporadas de inviernos suaves y lluviosos con veranos calurosos, secos y bastante ventilados, ideales para la producción de uvas de bayas blancas, entre ellas Greco y Malvasia, que dan vinos de estructura media pero con una gran consistencia aromática.

La zona montañosa que se inclina hacia el Materano se caracteriza por zonas arcillosas y arenosas con sedimentos marinos, en las que se cultivan las cepas Greco y Primitivo, de las que se obtienen vinos estructurados de gran complejidad olfativa. El fondo del valle de origen aluvial y marino está formado por suelos muy fértiles y profundos, ideales para el cultivo de cepas Merlot y Cabernet Sauvignon. La zona del cerro Vulture , situada en el noreste de la región, es especialmente apta para el cultivo del Aglianico del Vulture. El territorio vitivinícola, ubicado cerca del volcán extinto, es rico en potasio que le da a los vinos frescura, sabor y mineralidad; durante los veranos secos, la porosidad del tufo volcanico  asegura a las cepas un adecuado aporte de humedad, aprovechando el agua acumulada en los meses invernales. Aquí las uvas maduran tarde, tienen racimos medianos con piel gruesa y un color violáceo, y se cultivan con guyot.

 

 

La colina más interior de Matera muestra características mediterráneas más atenuadas incluso a 300 m, sin embargo los veranos calurosos y secos, que provocan fuertes variaciones de temperatura, favorecen el cultivo de cepas Primitivo y Sangiovese. La Val d’Agri es también una zona muy propicia con un clima que se puede catalogar como alpino donde las viñas se cultivan a 600 metros sobre el nivel del mar. produciendo vinos de prestigio a partir de variedades de uva internacionales. En la provincia de Matera existe el DOC homónimo que incluye al Greco, el Primitivo, el Moro y el Spumante (Espumoso).

Finalmente, en los viñedos que descienden hacia el mar Jónico, el clima cálido y seco favorece la producción de potentes tintos a base de Primitivo, que se llevan casi toda la fama entre los vinos de Basilicata, con agradables aromas de frambuesas y grosellas, pimienta blanca y notas balsámicas además de elegantes taninos, sobre todo si es el resultado de mezclas con Merlot y Cabernet Sauvignon.

 

 

CATA EN BASILICATA

 

La cocina lucana tiene profundas raíces en la cultura campesina, que se puede encontrar en los quesos DOP Pecorino di Filano y Canestrato di Moliterno, así como en el Caciocavallo podolico, perfecto con una copa de Aglianico del Vulture Superiore. Igual de interesantes son el Luganiga -salchicha añejada ya conocida por los legionarios romanos-, los guisos y las empanadas al horno con cordero y patatas, para degustar con una copa de Grottino di Roccanova.

El cultivo del trigo duro está ligado a la tradición de las pastas caseras, como los Strascinati o los Macarrones, condimentados con salsa de carne y Cacioricotta, o Cavatelli con alubias de Sarconi, para probar con un Merlot de Val d ‘Agri. Por último, una gran especialidad elaborada con sémola de trigo duro de la variedad Cappelli, el Pan de Matera, con la típica forma de cuernito. En algunas zonas del interior, la única excepción gastronómica que huele a mar es el Bacalao con Pimientos “Cruschi” , Pimientos de Senise secos y fritos en aceite de oliva extra virgen del Vulture DOP o la variedad Majarica de los cerros de Matera, que los hace crujientes y aromáticos, a menudo maridado con una Malvasia Blanca o un Greco del Jónico. La tradición rural también ofrece galletas con almendras y nueces para degustar junto con un dulce espumoso Moscato del Vulture.

Ponte en contacto
con nosotros

Menú