Valle d’ Aosta

La región Valle de Aosta es la región más pequeña, menos poblada y con menor densidad de habitantes de toda Italia. Está ubicada en la parte noroeste del país; el territorio es completamente montañoso y cuenta con los picos más altos de la peninsula: Mont Blanc, Monte Rosa, Matterhorn y Gran Paradiso, todos por encima de los 4000 m. El Valle de Aosta es característico por su clima alpino, muy frío en invierno y fresco en verano. La nieve cae en abundancia durante varios meses al año: en los picos más altos se encuentran glaciares, donde la nieve nunca se derrite a lo largo del año.

La región tiene una forma que recuerda la espina de un pescado, con un valle central formado por el río Dora Baltea y alrededor de otros veinte valles que confluyen de norte a sur en el principal Ese valle central, en el tramo entre San Vicente y Villeneuve tiene una umbría orientada al norte tapizada de robles y pinos silvestres, frente a esa, otra ladera muy árida y soleada orientada al sur, cultivada con viñedos y, en el pasado, con cereales.

 

Los viñedos del Valle de Aosta y los vinos del Valle de Aosta 

La zona vitivinícola del Valle de Aosta se extiende a lo largo de 80 km a lo largo del Valle della Dora Baltea y de las poco más de 500 hectáreas de viñedos, la mayoría se cultivan en zonas de montaña, mientras que alrededor del 30% son viticultura de colina. La presencia de vides en el Valle de Aosta se remonta a la Edad del Bronce, como lo demuestra el descubrimiento de semillas de uva en la zona arqueológica de Saint-Martin-de-Corléans en Aosta.

 

La viticultura en esta región se define “de montaña” y se caracteriza por bancales y hondonadas rodeadas por muros de piedras o ladrillos, con el fin de contener el terreno extremadamente inclinado. Es una viticultura verdaderamente heroica, ya que los procesos de cultivo, incluidos los de recolección, se vuelven extremadamente arduos y más difíciles aún de mecanizar. En los últimos tiempos se han abandonado zonas especialmente adversas a favor de tierras más fáciles de cultivar, lo que favorece la expansión de sistemas agrícolas más modernos.

Las particulares condiciones climáticas del Valle de Aosta, junto con las características del terreno y su exposición e inclinación, seguramente no han beneficiado la vida de los enólogos. Sin embargo, la recuperación y valoración del cultivo de la viña en el Valle de Aosta ha creado una amplia y calificada gama de vinos de montaña de prestigio, reunidos bajo un único DOC (denominación de origen controlada) “Valle d’Aosta – Vallée d’Aoste“, dividida en 7 sub -denominaciones y otras 31 que hacen referencia a determinadas cepas y tipos de vinificación.

Hay tres principales zonas vitivinícolas en la región: la Valdigne (o Alta Valle) donde se cultiva la vid y en particular el prié blanc hasta los 1200 metros de altitud.

El Valle Central, que es conocido por sus viñedos nativos, y el Valle Inferior, donde hay la mayor difusión de Nebbiolo de la región. El 85% de las cepas que se cultivan en el Valle de Aosta son tintas, pero no falta variedad de vinos blancos de gran calidad, especialmente Chardonnay y Pinot grigio, vinos no autóctonos, pero que ya se cultivaron durante siglos en las zonas y condiciones adecuadas del valle y alcanzaron su máxima expresión.

 

Las cepas autóctonas están “esperando” ser redescubiertas y reevaluadas, especialmente acompañadas de platos típicos de la zona con los que maridan a la perfección: entre estos recordamos el fumin (principalmente vino de mezcla), el prié rouge o prëmetta y el ya mencionado prié blanc (antes blanc de Morgex). Entre las cepas más conocidas, la más cultivada es la petit rouge, seguida del nebbiolomanzoni bianco, barbera, gamay, dolcetto, müller thurgau y recientemente chardonnay.

Ponte en contacto
con nosotros

Menú